Kiss After Running | Buscando vestido para una novia runner
313
post-template-default,single,single-post,postid-313,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive
Novia runner

Buscando vestido para una novia runner

Hola runners!

He aquí una entrada más en el blog que deseo disfrutéis. Eso sí, antes de continuar envío un aviso a navegantes: no se trata de una entrada ni de mi #entrenamiento, ni de alimentación saludable, ni carreras ni de nada que tenga que ver con #correr. Por algo está en off-topic.

Hasta ahora os he contado mis aventuras, aciertos y errores en el noble arte del running, pero como no todo es correr, hoy os contaré mi experiencia personal de cara a una de las citas más importantes de mi vida.

Como algun@s  sabréis,  en junio del próximo año me caso.  Reconozco que en el papel de novia soy muy desastre, pues estoy dejando que mis “compromisos” como promesa del #running le quiten protagonismo a los preparativos de mi boda. Cierto que encargarme de todos ellos me hace muchísima ilusión, pero ¿qué queréis que os diga?. Ahora mismo si tengo que elegir entre salir a #correr con un día tan espléndido como el de ayer o quedarme en casa buceando durante horas entre blogs de bodas y novias qué voy a decir?: pues lo siento, pero lo primero.

¿Quién me iba a decir que le dedicaría más tiempo a mi nueva afición, al blog, al IG y demás historias, que al que se presume será el día más especial de mi vida?.

Antes de empezar con mi aventura de promesa pasaba buena parte del fin de semana pensando en la decoración, en mis zapatos, los complementos, los regalos para los invitados…Pero ahora mismo, invierto casi todo ese tiempo en leer libros sobre cómo mejorar mi rendimiento como corredora, y el resto, me da un poco de pereza. Y no soy la única, porque a mi chico también le apetece más montarse dos horas en la bici a hacer rodillo que buscarse un traje. Creo que en nuestro caso, la ayuda de una wedding planner estaría más que justificada xD

Resultado: por el momento los únicos avances en la materia bodil han sido los míos. Y estos tienen que ver con el tema por excelencia en estos casos: el VESTIDO DE NOVIA.

elección del vestido de novia

Suelo ser muy observadora y a menudo me quedo con reacciones que para muchos otros pasan desapercibidas, así que todo lo veo con una lupa muy particular. ¡Esto no iba a ser menos!.

Me he probado vestidos dos veces: en Pronovias y Rosa Clará. Dos citas casi ineludibles si como yo estás en capilla. Parece que por decreto-ley haya que acudir a estas dos tiendas, así que si hay que ir, pues se va. Resultado de ambas experiencias…ni fu, ni fa.

Tengo que decir que las chicas tendemos a mitificar demasiado este momento. Te pasas horas en la red buscando diseños únicos (porque quieres que el tuyo sea lo más especial posible y a poder ser exclusivísimo, dentro de lo que la  producción en serie de ambas firmas te permita). Pides cita con tiempo y es bastante común que incluso tengas que esperar semanas para poder embutirte en alguno de los vestidos.

¿Pero no estamos en crisis?. Lo peor del tema es que la mayoría aceptamos estas condiciones encantadas de la vida.

Total, que al final llega el día, te pones mona, te piensas y repiensas qué vas a hacerte en el pelo para no parecer una loca y te vas con tu madre, amigas y demás familia a la caza del vestido de tu vida. ¿Qué es lo siguiente?: seguir esperando.

Entras en la tienda con una sonrisa que grita “sí, la que se casa soy yo”, y con lo que pretende ser un gesto amable en la cara, te dicen que te sientes. Y te dan un book para que vayas marcando los vestidos que te gustan durante la media hora que te dejan sola ante el peligro delante de algo que se parece mucho al libro gordo de Petete.

Ahora es cuando llega uno de los momentos más críticos. Abres el libro, pasas las primeras páginas con la historia de la firma, bla bla bla, a la que, por supuesto, no prestas ninguna atención. Tu objetivo son los vestidos, así que vas directa a las fotos!!!! (como cuando compras la Cuore) y pones tu primer marcador.

Te las prometes muy felices peeeero resulta que tu madre pone una mueca claramente indicativa de que “ni de coña, no es el tuyo”. Pero vaya, como eres una tía súper independiente te dices por lo bajini “a la que le tiene que gustar es a mí, así que la que elige soy yo”. Pues ¿sabes qué te digo? JA, JA, JA.

Es tu madre, y por más independiente que seas, si el grado de inclinación de sus cejas al ver un vestido no te convence, al final acabas autoconvenciéndote de que a lo mejor no es el más adecuado. En este momento te vas cuenta de que la variable mamá es una factor tan importante como el de me hace gorda. Ya no se trata sólo de que te guste a ti, sino de que tu madre lo califique, al menos, como aceptable.

Mientras tanto, si eres rápida haciendo tu propia selección (es mi caso), te da tiempo a contemplar un espectáculo único gracias al cual confirmas de que somos muy primarias.

Allí sentada, escuchas las conversaciones de las novias con sus acompañantes mientras se prueban mil modelitos. Cuando se canta un bingo se escucha en toda la tienda.

Aunque más que un bingo suele ser: “sí, sí, este es el mío” o “me lo quedo!!!” o en su defecto algún sollozo o lloriqueo. Tienes la sensación de que en cualquier momento alguna de ellas se va a largar corriendo con el vestido puesto (y después dicen que no corren!!!).

Tan magnas manifestaciones de júbilo provocan dos reacciones en cadena muy importantes en el proceso: por una parte a la novia se le pone una sonrisa que literalmente le llega de oreja a oreja (nena, ten cuidao que eso arruga) y, por su parte la dependienta, en cuanto sale del probador, como si fuese un Teletubbie reproduce su propia imagen en la frente (que no en la barriguilla) en la que se le puede ver haciendo un mortal hacia delante con medio tirabuzón carpado porque se ha llevado una jugosa comisión.

Como os decía, un espectáculo como el que hay pocos.

Miras a tu madre y ves que te dedica una sonrisilla en plan encontraremos el tuyo, y justo en ese momento en el que no sabes si estás en medio de una peli de Julia Roberts viene la dependienta y dice: “te toca”. Puro romanticismo.

De momento no tenemos ganador pero sí algún preseleccionado. El sábado tengo la cita con los vestidos que tengo entre ceja y ceja desde hace meses.

Espero que la dependienta sepa hacer volteretas!

¿Y vosotr@s qué?, ¿habéis pasado ya por esta experiencia?.

Ahora sí, me voy a #correr

Kisses & Love!

 

 

 

 

Mariam Gª Veiga
mariam@kissafterrunning.com

Running, estilo de vida saludable y marketing online son los 3 ingredientes de mi cóctel favorito. Tienes carta blanca para abordarme sobre cualquiera de estos temas :) Yo estaré encantada de poder aportarte mi granito de arena.

16 Comments
  • Natalia
    Posted at 19:39h, 18 Noviembre Responder

    Hola !!! Y? Ya lo has encontrado? Ya tienes el tuyo. Yo tengo a mi diseñadora loquita perdida, primero lo tuve clarísimo con un estilo, el mío pero luego pensé y si uno de estos típicos de yo nunca lo llevaría, me favorece más??? Pues ahí la tengo atareada perdida haciéndome prototipos distintos…Como te dije por IG yo quería huir de la peregrinación que hacen todas las novias, por lo menos en Ourense, de Rosa Clara a Pronovias, y así veinte veces si hace falta…Ya me cuentas. Enhorabuena por el blog y por la carrera de ayer?

    • Kiss After Running
      Posted at 10:51h, 19 Noviembre Responder

      Pues sí!!!
      Ya tengo el mío. Esta semana publicaré un post al respecto con los detalles sobre cómo fue la selección y cómo llegó a mí ese vestido.
      De nuevo, pondré todo mi cariño en esa entrada. Te puedes imaginar la ilusión que me hace.
      La carrera del domingo ha sido toda una experiencia y una revelación.
      Lo importante con el vestido es que te veas preciosa pero siendo tú misma. Creo que ese es el secreto.
      Un abrazo enorme y a seguir soñando, con el vestido y con el running!

  • Javi
    Posted at 20:44h, 09 Noviembre Responder

    Sea el que sea, seguro que te queda genial. Pero una cosa: espero que pienses algo para que después de la ceremonia, en el convite o cuando sea, los invitados con mejor forma física os vayáis a «estirar piernas» para celebrarlo. Ése sí sería un puntazo alejado de estereotipos, que mezclaría lo clásico con algo nuevo, y haría del día más feliz de tu vida un poquito más feliz. Buen plan, ¿eh? Y todo esto sin cobrar un céntimo de comisión. 😛

    • Kiss After Running
      Posted at 23:28h, 09 Noviembre Responder

      Gracias por la idea!. Me parece genial y te aseguro que me lo voy a pensar 🙂
      Muy buena idea y muy divertida.
      Acabo de llegar a casa y he visto tus comentarios. Muchísimas gracias por ellos.
      Ha sido un día muy completo y lleno de emociones.
      Me levanté más temprano que cualquier día de trabajo. Salí a correr a primera hora y me vino de fábula, pero en mi cabeza estaba la cita de hoy en la tienda cuyos vestidos me enamoraron.
      Después, me fui a la peluquería (hacía mil años que no pisaba una) y me hice unos cuantos km en coche para ir a buscar a mi madre y a mi abuela.
      De nuevo coche hasta una pequeña tienda en la que venden sueños. Y he encontrado el mío.
      Nunca creí que me pasaría, pero en cuanto me probé el mío me emocioné.
      No dije nada, simplemente me miré en el espejo y me emocioné. Fue un momento muy especial que recordaré toda mi vida.
      Ahora, de vuelta en casa me regalaré una buena cena y prepararé mi look runner para mañana.
      Mañana carrera contra el cáncer que espero sea un éxito de convocatoria. No le puedo pedir más al fin de semana.
      Estoy muy emocionada 🙂
      Muchas gracias de nuevo Javi
      Un abrazo runner

      • Javi
        Posted at 00:16h, 10 Noviembre Responder

        ¡Enhorabuena entonces! ¿Ves? Ya te has quitado algo de encima para poder seguir centrándote en tus entrenamientos. Todavía no sé lo que se siente en ese día, pero seguro que será muy especial y lo disfrutarás a tope; más ahora, que ya tienes tu sueño hecho realidad. Y no hay qué agradecer, en todo caso yo, por el buen recibimiento. 😀 Mucha suerte en la carrera de mañana, y más aún por el fondo de la misma. Espero que la disfrutes a tope, y sí, que sea un éxito de participación y consigan que pronto el cáncer también sea «finisher» y se jubile, que lleva demasiados años dándonos la brasa.

  • Reich
    Posted at 18:51h, 06 Noviembre Responder

    Lo que me he reído con tu post de hoy! No he pasado por esa experiencia, ni lo haré, por pura convicción propia y contagiada al consorte amoroso. Nunca he querido casarme, menos vestiica de blanco, así que el día que el querindongo y una servidora se nos ponga en la peineta casarnos, por temas legales, lo haremos vestidos con nuestros mejores vaqueros y nuestras mejores zapas de skate, y santas pascuas 🙂
    Eso sí, confieso, que cuando veo a las novias vestidas con el uniforme bodil, miro y escudriño todos y cada uno de los detalles del vestido/peinado/maquillaje/gestos/complementos/etc porque me gusta verlo todo todo y todo, y porque soy una pirada de los detalles y la imagen.
    Te deseo mucha suerte con la tendera y sus malabares cual saltimbanqui, porque eso indicará que ya tendrás vestido!

    • Kiss After Running
      Posted at 21:17h, 06 Noviembre Responder

      Hola Reich!!
      Haces bien, esto de casarse es un lío bastante más gordo de lo que pensaba!.
      Prometo confirmar si hay o no ganador el sábado 🙂
      Un abrazo enorme

  • elisailopez
    Posted at 13:42h, 06 Noviembre Responder

    Hi Amore…
    Bueno, yo tengo que decir que no di muchas vueltas para encontrar el mío. Primero miré en todas las páginas de vestidos que conocía, y de ahí saque una pequeña selección de vestidos.
    Después me fui a las tiendas, bueno realmente fui primero a una acompañada de mi querida amiga Lucre que está aquí en Madrid y después fui a Granada con mis hermanas, y ahí tocó! Así que, ya ves, a la segunda ya lo había decidido.
    Realmente, cuando lo había elegido tuve la sensación de “que poco ha durado el proceso Pretty Woman”, pero por otro lado dije “una cosa menos”.

    Mi vestido fue el primero que me probé y el último, realmente aunque me gustaron la mayoría de los que me probé, al final me quedé con la primera opción 🙂
    Mi consejo más importante: cuando te mires en el espejo con el vestido, tienes que sentir que eres tú misma y que encaja con tu personalidad.

    Un beso corazón :*

    • Kiss After Running
      Posted at 13:48h, 06 Noviembre Responder

      Gracias Elisa,
      Lo que me ha pasado es que tengo ni idea en la cabeza y justo los que me quedaban mejor son radicalmente opuestos.
      Pero por lo que he sabido, suele ser bastante común.
      Este sábado iré a probarme los que realmente me tienen loca y tomaré una decisión.Como dices tú, tampoco quiero que esto me lleve más tiempo del necesario; además, que no me queda mucho margen para decidirme.
      Una vez tenga el vestido, pasaremos a lo siguiente en la lista.
      Un abrazo enorme

      • elisailopez
        Posted at 15:52h, 06 Noviembre Responder

        He de decirte, que mi vestido no se parece en nada a la idea que yo tenía. De hecho, lleva muchas cosas que dije que jamás llevaría, jajajaja…
        Cuando te lo pongas lo sabrás 🙂

  • Patricia
    Posted at 21:39h, 05 Noviembre Responder

    Jajajaja, yo fui a esas mismas tiendas y creo que las aborrecí desde el primer momento en el que entré. Al final me compré un vestido precioso en una tienda en la que entramos mi madre y yo pensando “aquí ni de casualidad encontramos nada” y al final mira, el primero que me probé casi me lo llevo puesto, y encima barato. Eso sí, ni llantos ni nada, que poco sentimentales fuimos en ese momento.
    Disfruta de la elección que es un momento súper chulo y si vas con tu madre mucho más.

    • Kiss After Running
      Posted at 23:15h, 05 Noviembre Responder

      Gracias Patricia.
      De momento tampoco hemos tenido lágrimas y eso que en una de las citas me llevé a mi padre y ni con esas 🙂
      Y eso que esperaba que llorase a moco tendido!
      Abrazos

  • Alicia
    Posted at 21:24h, 05 Noviembre Responder

    Bueno que razón tienes! Es hablar de vestidos de novia y los primeros nombres que se nos pasan son los que tú dices! Estamos alienados!
    Yo no me he casado, así que no te puedo ayudar mucho pero si conozco algunos blogs con bonitas ideas, asi que si te agobias desde aqui te echamos una mano.
    No todo va a se correr!

    • Kiss After Running
      Posted at 21:25h, 05 Noviembre Responder

      Gracias Alicia!
      Es posible que en unos días, cuando pasen mis dos carreras xD, lance un SOS en busca de ayuda urgente.
      Un abrazo!

  • Laura
    Posted at 21:16h, 05 Noviembre Responder

    Jajajajjajja, muy buena crónica!!! Ya sabes que yo tm tengo cita el sábado y creo que tendré el mio jijijjijijji suerteeeee

    • Kiss After Running
      Posted at 21:18h, 05 Noviembre Responder

      Me acordaré de ti Laura!!!
      Espero que también vaya volteretas en tu tienda 🙂
      Un abrazo enorme

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies