Corre por ti, corre por ellos

by

Hola runners!

¿Cómo están esas piernas?.

Últimamente me están llegando tanto por las redes sociales como por correo un montón de muestras de cariño, felicitaciones y lo que más me emociona, comentarios de quienes se han animado a empezar a #correr por el blog. No tengo más que palabras de agradecimiento para todos y cada uno de vosotros.

Correr o no correr, es la primera cuestión que nos hemos hecho todos antes de dar la primera zancada.

Pero una vez pasada esa fase ¿os habéis parado a pensar por qué corremos?, ¿por qué acudimos a #carreras?, ¿por qué salimos como locos a la calle cuando hace un frío de mil demonios fuera y cualquier otro se quedaría tirado en el sofá?. ¿Por qué nos empeñamos en sumar más kilómetros cuando llega el cansancio?, ¿qué tiene de especial correr durante más de una hora con la cara medio desencajada?.

Resumiendo, y como diría Mourinho ¿por qué?.

Busquemos las razones:

  1. Por razones estéticas
  2. Por razones éticas
  3. Porque es pura emoción
  4. Porque con cada zancada puedes dar aliento a otra persona
  5. Por gritar con cada km que sumas  “yo puedo”
  6. Porque nos encanta la satisfacción que da haber el deber cumplido
  7. Porque la sensación que tienes al cruzar la meta es única y no la saboreas de ninguna otra forma
  8. Porque tus kilómetros sirven para ayudar a otros
  9. Por encontrarte con los ojos de otro corredor cuando sales a entrenar
  10. Porque te hace sentir parte de algo

Creo que me quedan tres millones de razones más por decir, pero si lo pensáis, todas ellas  podrían englobarse en dos grandes grupos: por cuestiones que tienen que ver con uno mismo y otras, que te llevan a correr por los demás y para los demás.

Esta vez no os hablo de los beneficios de correr (podéis consultar mi entrada al respecto aquí), sino de emociones y sentimientos; del empuje y las fuerzas que encuentras cuando estás en marcha y normalmente sufriendo 🙂

Correr tiene algo de místico. El mismo hecho de prepararse para salir a #entrenar puede ser casi un ritual y, el esfuerzo que supone avanzar cuando ya llevas unos kilómetros en las piernas sale de tu cabeza y tu corazón.

¿Correr por y para otros?, ¿qué sentido tiene es0?.

Como sabréis, hay un montón de iniciativas solidarias de todo tipo impulsadas por #runners. Causas que han encontrado en el deporte el mejor vehículo para tocarnos la fibra y darnos un toque de atención. No voy a enumerar todas y cada una de las que conozco, pero este mismo domingo en la carrera #VigoContraElCáncer sentí esa fuerza que te empuja a continuar.

Correr por y para uno mismo es maravilloso y enriquecedor, pero cuando sabes que puedes ayudar a alguien más, la cosa cambia. Es todavía mejor.

Esta carrera, la segunda para mí, ha sido muy especial y creo que la recordaré durante mucho mucho tiempo. Una carrera muy modesta que en su primera edición ha conseguido reunir a muchísimas personas prácticamente a través del el boca a boca y twitter. Impulsada por dos chicos y una chica con una sueño: hacer esta carrera realidad con unos recursos bastante limitados.

Todo lo que allí se consiguió fue gracias a la participación espontánea de los corredores, acompañantes y familiares que trabajaron por hacer realidad un sueño muy particular que al final llegó a ser el sueño de un gran grupo.

Desde aquí quiero dar las gracias a esos tres chicos por el tesón, esfuerzo y cariño que lograron contagiar al resto de personas que nos reunimos allí para correr.

Además, la emoción de llevar por primera vez el dorsal #unoentrecienmil fue maravillosa. Creo que pocas veces he lucido nada tan orgullosa. Aparentemente no es más que un pedazo de papel, pero en el momento en que las piernas empezaron a pensarme fue en lo primero en que pensé. Y ahí es cuando tiras de tu cabeza y tu corazón.

Mi esfuerzo no tiene nada de épico ni es digno de nada, pero el sentimiento sigue a flor de piel. Correr por los demás siempre suma y añade más motivación si cabe.  Tal vez sea una forma demasiado facilona de ayudar, pero pensar que mi granito de arena y el de todos los demás que compartimos esa mañana está sirviendo para empujar a aquellos que físicamente no podían estar allí, bienvenido sea. Es como si llevases a tu lado a un montón de gente cuando cruzas la meta.

En cualquier caso, sea cual sea tu razón para correr, no dejes de hacerlo 🙂

Be runners my friends!

Kisses & Love.

 

0
No tags 0
1 Response
  • Diego
    noviembre 15, 2013

    Son muchas las razones que nos llevan a correr, en mi caso a hacer bici, y a la vez es muy difícil el explicarlas. Sólo puedo decir que si no lo hago me siento mal, me defraudo a mi mismo. El hecho de que en el medio del esfuerzo levantes la cabeza y verte rodeado de naturaleza y tranquilidad ya merece la pena. Y en esos días de lluvia fuerte y frío cuando lo más lógico sería quedarse en casa, siempre se te dibuja una sonrisilla de satisfacción al pensar que has vencido a todos los que se quedaron en casa 😛

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies