Nueva receta para el desayuno: quinoa con leche de almendras

by

Feliz día de Reyes runners!

Estoy segura de que a la gran mayoría os ha caído algún regalo para practicar #running.

¿El mío?, ya lo habréis visto en un par de fotos en mi cuenta de Instagram o Twitter. Por fin tengo conmigo a mi Garmin Forerunner 220. Será mi fiel compañero de aquí en adelante en todos mis entrenamientos.

Para alguien que no esté metido en este mundillo sonará a frikada, y puede que lo sea. Seguramente si el año pasado me dicen que mi regalo de reyes sería este me echaría a llorar. En mi carta a los Reyes Magos siempre han estado, y en las primeras posiciones, súper taconazos, bolsos, perfumes, potingues, etc. Y aunque todo eso está muy bien y no lo he abandonado (aviso a navegantes) lo cierto es que ahora disfruto como una enana con cualquier cosa que sirva para entrenar, ir al #gym o salir a #correr.

Con este nuevo gadget, del que todavía tengo todo que aprender (las instrucciones serán mi libro de cabecera durante estos próximos días) podré registrar todos mis entrenamientos y llevar un seguimiento de mis progresos. Eso, es caso de que los haya 🙂

En fin, más allá del roscón y los regalos con los que me habéis puesto los dientes largos con vuestras fotos en IG, he venido para dejar la #receta del que será uno de mis desayunos estrella durante los próximos meses: quinoa con leche de almendras.

Anotad los ingredientes:

  • Quinoa (50 gr.)
  • Leche de almendras (1 taza)
  • Agua (1 taza y 1/2)
  • Canela (1 ramita)
  • Corteza de 1/2 limón (en mi caso he puesto corteza de naranja)
  • Esencia de vainilla (opcional)
  • Sirope de ágave (una cucharada)
  • Fruta troceada al gusto

Un #desayuno muy completo para aguantar sin hambre hasta media mañana, y con el estamos aportando las proteínas e hidratos de carbono de la quinoa, lácteos (de origen vegetal) y fruta.

Gadgets, utensilios, cacharros y otros inventos que necesitaremos:

  • 1 colador
  • 2 cazos
  • cuchara de madera

Con las manos en la masa…o algo así

  1. Lavar la quinoa. Este paso es tan importante como necesario. Poner la quinoa bajo el chorro de agua es fundamental para evitar que queden restos de saponina. Paso de explicar qué es esto exactamente porque hay miles de hilos y entradas que lo explican, pero no os saltéis este paso. Os ahorraréis un sabor amargo que no interesa nada. Hacedlo siempre que vayáis a utilizar quinoa. Es más sencillo si os ayudáis de un colador. Poned ahí la quinoa y lavad bien con abundante agua bajo el grifo. Sabréis que no quedan restos de saponina cuando el agua salga clara y no se genere ninguna espuma.
  2. Aromatizar la leche de almendras. Lo único que tenemos que hacer es verter la mitad de la leche de almendras en un cazo con la cáscara de limón (en mi caso he utilizado la de media naranja) junto con la rama de canela y unas gotas de esencia de vainilla. Esto huele que alimenta. Hervir y reservar.
  3. Hervir la quinoa con agua. Es hora de verter la taza de agua en otro cazo y verter en él la quinoa. Poco a poco la quinoa irá absorbiendo el agua durante un proceso que toma unos 18-20 minutos. Agrega el sirope de ágave cuando empiece a tomar temperatura. También podéis utilizas stevia, por ejemplo. Os recomiendo que no pongáis el fuego-vitro al máximo, sino en una posición media. Verás que la quinoa va multiplicando su tamaño y que las “bolitas” empiezan a descacarillarse. Ten cuidado y no dejes que se pegue. Remueve de vez cuando ayudándote de una cuchara de madera.
  4. Mixing. Cuando haya hervido la quinoa, vierte la leche de almendras aromatizada y no dejes de remover. !Tu súper #desayuno estará listo en un par de minutos!. Agrega el resto de leche de almendras y sigue dándole marcha con la cuchara de madera.
  5. Fruits&Co. Servir en un bol y agregar fruta troceada. La manzana va perfecta, pero también frambuesas, arándanos, granada, frutos secos e incluso fruta deshidratada. En mi primer intento con esta receta empleé media manzana troceada, arándanos deshidratados y un par de orejones.

KissTips: la verdad es que si vas a deleitarte con este desayuno antes de ir a trabajar, tal y como pretendo hacer yo, lo mejor es que cocinéis la quinoa el día anterior. Podéis cocinar más cantidad y reservar en un tupper en la nevera. De este modo os ahorraréis un montón de tiempo y lo único que habría que hacer sería hervir la leche de almendras y mezclar.

Además, se me ocurre que esta misma receta con una cucharadita de cacao desgrasado tiene que estar mortal. Estaremos añadiendo muy muy pocas calorías a la vez que disfrutamos del sabor del chocolate.

Información Nutricional

Tal vez los datos sean el mejor arma para luchar contra los profanos, así que aquí os dejo el valor nutricional de la quinoa (por 100 gr.) para que comprobéis vosotros mismos porqué es considerado un #superalimento:

Valor energético: 368 cal.

Proteínas: 14 g 

Hidratos de carbono: 64 g

Grasas: 6 g

Fibra: 7 g

La quinoa (quinua o quínoa) es un psedocereal, un alimento muy completo rico en fibra, proteínas y sin gluten. Una excelente opción para aportar a nuestro organismo vitaminas como la riboflamina (B2) y minerales como el hierro, magnesio y calcio.

Hasta el momento había utilizado la quinoa en mis tupper para comer en la oficina. Se cocina como el arroz y su sabor es similar al del arroz integral, aunque algo más neutro. Por eso es perfecta para ensaladas y guarniciones, y aguanta estupendamente unos cuantos días en la nevera. Por lo tanto, la quinoa es un alimento muy versátil y que puede ser una solución muy nutritiva si, como yo, comes en el trabajo y no te queda otra que hacerte amiga de los tupper.

Sin embargo, tenía muchas ganas de probar una receta con quinoa para el desayuno y di con esta especie de porridge de quinoa. Poco a poco iré alternando la quinoa con la avena para variar un poco. Además, me he enterado que en el supermercado ecológico que tengo cerca de casa venden harina de quinoa, así que la siguiente receta está clara, ¿no?: pancakes de quinoa 🙂

Ya os contaré cómo sale este experiemento. Por el momento me quedo con este porridge de quinoa que, con un poco de imaginación, puede revestirse con múltiples presentaciones: con cacao desgrasado, mezclado con chía, o también puede emplearse como estupenda merienda antes de ir a entrenar como si fuese un arroz con leche.

Presentación y resultado

Espero que al ver la receta os animéis a probar la quinoa de una forma diferente. Os animo también a echar un vistazo a mi entrada sobre superalimentos que colgué algún tiempo en el blog.

receta quinoa desayuno kissmeals

Kisses & Love!

0
4 Responses
  • Sonia
    abril 26, 2015

    Hola! Me encantó tu página, super completa y de gran ayuda! Quería comentarte algo, yo compre quinoa pensando que era “normal” y resulta que es quino a hinchada entonces ya no se como prepararla. Me podrías dar algún consejo o receta? Muchísimas gracias de antemano y mucho ánimo para seguir con este estilo de vida saludable!

  • Katia
    febrero 7, 2014

    Me he preparado un porridge de los tuyos con quinoa para mañana…lo único que al ser quinoa hinchada, tarda menos en cocer…pero la mezcla con leche de almendra, choco y canela tiene que ser buena buena!

    • Kiss After Running
      febrero 7, 2014

      Hola Katia,
      La verdad es que yo cuando utilizo la quinoa hinchada no la cocino. Siemplemente la agrego a la leche y listo ya que son como los cereales de desayuno.
      Cocino la quinoa en grano, pero espero que te haya gustado.
      Un abrazo 🙂

  • saasugar
    enero 28, 2014

    menuda pintaza!!!

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies